Your email updates, powered by FeedBlitz

Click here to read this mailing online.

 
Here is a sample subscription for you. Click here to start your FREE subscription


"La columna del hermano José" - 5 new articles

  1. MES DEL ROSARIO
  2. ¡GRACIAS, POR HABER DICHO QUE SÍ!
  3. ENTRENAMIENTO EN EL SUFRIMIENTO
  4. MENSAJES DE LA VIRGEN EN MEDJUGORJE
  5. ÉBOLA: UN HÉROE A LA PORTADA DE UN PERIÓDICO (SÓLO DE UNO...)
  6. More Recent Articles
  7. Search La columna del hermano José
  8. Prior Mailing Archive

MES DEL ROSARIO


OCTUBRE – MES DEL ROSARIO

OREMOS CON NUESTRA MADRE CELESTIAL
    


¡GRACIAS, POR HABER DICHO QUE SÍ!


Meditaciones del Rosario. Primer Misterio de Gozo. La Anunciación del Ángel a la Virgen. En su aceptación había entrega total, confianza plena y amor muy hondo.

Estamos en Octubre, mes dedicado al Rosario, una hermosa oración que, acompañados de la Virgen, recorremos el camino de Jesús.
Durante este mes, como cada año, publicaremos estas sencillas meditaciones de cada misterio del rosario, para profundizar y rezarlo con más alegría.

Eres la misma que habías renunciado a ser madre: del Mesías y de otros posibles hijos, porque Dios te pidió ser virgen. Pero Él hizo que pudieras seguir siendo virgen y que al mismo tiempo fueras madre de Cristo y madre de todos los hombres.

Dios es un ladrón muy singular. Algunos roban y no devuelven. Son la mayoría. Algún ladrón, arrepentido, devuelve lo que ha robado o parte de lo que ha robado. Pero Dios devuelve lo que robó multiplicado al ciento por uno. En ese sentido yo quisiera que Dios me robara todo para aumentarlo al cien por cien.

¡GRACIAS, POR HABER DICHO QUE SÍ!

Un día llamaron a la puerta de una casita de Nazareth. La niña abrió la puerta y escuchó al mensajero que le pedía de parte de Dios: Se solicita una madre para el redentor de los hombres. ¿Aceptas ser su madre?...

Todos los hombres de todos los tiempos, encadenados, infelices, destinados al castigo eterno, rodeaban la casita de Nazareth. Gritaban angustiosamente a la niña inocente y asustada: Di que sí, dilo pronto, y estaremos salvados... La respuesta fue tan sencilla como firme: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.”
Hoy todos los hombres decimos a aquella mujer: ¡Gracias, madre, por haber dicho que sí."

Yo me uno a ese coro de voces que le dan las gracias. Santa María de Guadalupe es el nombre de aquella maravillosa Niña que nos fue quitando las cadenas de las manos y las cadenas dela cuello; la que nos ha abierto a cada uno las puertas de la gloria, hasta el punto de ser invocada como "Puerta del cielo". Hay que decirle con el corazón: ¡Gracias, Madre, por haber dicho que sí”


EL SÍ DE MARÍA

María es un alma de aceptación: Pasó por el susto, la sorpresa y la alegría del llamado como tú. Dijo sí con unas palabras hermosas que eran su fórmula de consagración: "He aquí la esclava del Señor..." En esas palabras había entrega total, confianza plena, amor muy hondo... ¿cómo tú?

ALMA QUE ALIMENTABA EL AMOR Y VIVÍA DEL AMOR EN SU VIDA.

Una lámpara en que reponía el aceite, una hoguera en que renovaba la leña para alimentar la llama. El aceite era la oración rica, jugosa, apasionante...¿cómo tú?. Y el sacrificio por amor la leña de la hoguera. Todas las cosas que hacía llevaban un sello: Amor a Dios. Todo era razón y motivo para amar: una escoba, un puchero, un cántaro. ¿Para ti también?

Vivía de amor; era su respiración, su vida, su sentido. Sin el amor a Dios, a su hijo, a san José, a las almas, su vida no era nada... ¿cómo tú?

Y María era feliz en medio del dolor, del trabajo, de la sencillez de su vida. ¿Cómo tú?

ALMA QUE DE SU CONSAGRACIÓN HIZO SU VIDA, SU POR QUÉ, SU ALEGRÍA.

Demostró que una vida entregada a Dios por amor es una vida hermosísima, muy valiosa, muy rica, digna de imitarse. Tú eres uno de esos imitadores, imitadoras... Tienes que seguir demostrándote a ti y al mundo que tu vida dedicada a Dios y a los hombres es muy hermosa, valiosísima, riquísima, digna de vivirse e imitarse.

Autor: P Mariano de Blas LC
    

ENTRENAMIENTO EN EL SUFRIMIENTO


¿A dónde va una sociedad que rehúye estos entrenamientos?

Para muchos empieza un curso más: hay que ir a las listas para comprobar qué amigos estarán en el mismo salón y para cerciorarse de que el titular será, efectivamente, aquel profesor tan temido por todos.

Pero para otros, los más pequeños, es su primer día en un mundo nuevo y desconocido. ¡Vaya primer día! Rostros desconsolados y manos desesperadas contra las paredes del salón. Lágrimas, gritos, golpes a la puerta de puños aún muy frágiles. Todo el sufrimiento que puede albergar el corazón de un niño de dos o tres años, al rojo vivo. Qué dolor. Es una separación cruel. Durante toda una larga mañana. Lejos de su mayor seguridad: mamá. Esa mamá que no hace mucho tiempo le había cobijado dentro de ella durante nueve meses, día y noche; ahí donde no se temía ni al día ni a la noche ni al frío ni al viento, donde se estaba a salvo del mundo exterior y de los colegios y de las profesoras que en nada se parecen a mamá. Es un corazón confundido que sólo constata un hecho: “mi mamá es todo, ahora ella me trajo aquí y me metieron a esta habitación llena de extraños adultos y niños desconocidos y no puedo salir y ella se fue...”

Sí dolor. Sí sufrimiento. Sí tragedia. Pero, al fin y al cabo, dolor necesario, sufrimiento necesario, tragedia necesaria. Porque el hombre no está llamado a vivir eternamente a las faldas de mamá. El niño no es mamá. Es otro. Tiene que hacer su propio camino, tiene que ser él, tiene que dejar a mamá, cortar de nuevo el cordón umbilical, esa cicatriz que dura hasta la muerte, mudo testigo de la primera gran separación.

Es quizá uno de los días más importantes en la vida de estos pequeños. Es empezar a ser libre. Porque, a veces, ser libre cuesta, cuesta lágrimas. En un primer momento no siempre se entiende todo. Para el niño, este día puede representar un sano empujón de mamá hacia la aventura de la libertad. Si se le diera a escoger, jamás decidiría meterse en un extraño colegio lejos de mamá. Aprender a ser libre duele. Requiere entrenamiento. Ir a la escuela por primera vez es uno de los primeros entrenamientos de sufrimiento. Y los entrenamientos o se hacen con frecuencia y constancia o no sirven de mucho. Hay que entrenarse para estar en forma a la hora de afrontar los sufrimientos que inevitablemente se cruzarán en el camino. Sufrimientos que, bien vividos, a la larga pueden llevarle a uno a ser mejor persona.

Pero, ¿a dónde va una sociedad que rehúye estos entrenamientos? “No te prives de nada, nunca; no cuides a un enfermo, puede darte depresión; no intentes dar de comer al hambriento, puedes traumatizarte; no afrontes el sufrimiento, mejor recurre a la eutanasia, para que ya no sufras ni sufran; no superes una desavenencia con tu pareja cediendo un poco quizá, mejor solicita el divorcio inmediato; no tengas hijos porque es caro, porque sufres; no te saques nunca el pan de la boca; no abras la puerta a quien te pide ayuda; no prestes atención a las necesidades de aquella persona con quien diariamente te cruzas por los pasillos...”

Al final, el sufrimiento sigue siendo un misterio. Unos tratan de entenderlo como si se tratase de un dos-más-dos-son-cuatro; y mientras se esfuerzan por comprenderlo, huyen desesperadamente de él; y curiosamente no logran escapársele; tarde o temprano el dolor toca a su puerta y entra, pese a que no se le haya querido abrir.

Otros simplemente lo viven y hasta lo agradecen porque con frecuencia se dan cuenta de que aquel sufrimiento era ladrillo necesario para ser mejores personas...

Alguien decía que si al ser humano se le enseña a no asumir el sufrimiento, a no darle un sentido, a no amar, se le está enseñando a no ser “ser” humano.

A nadie le viene mal reemprender con constancia los entrenamientos de auténtica libertad: esa que cuesta y que duele y que hace feliz.

Autor: P. Arturo Guerra, LC
    


MENSAJES DE LA VIRGEN EN MEDJUGORJE


"...Y, mientras miro en sus corazones, veo que muchos de ustedes me acogen como Madre y, con un corazón sincero y puro, desean ser mis apóstoles. Pero, yo también soy Madre de ustedes que no me acogen y, en la dureza de su corazón, no desean conocer el amor de mi Hijo. No saben cuánto mi Corazón sufre y cuánto yo oro a mi Hijo por ustedes. Le pido que sane sus almas porque Él lo puede hacer. Le pido que los ilumine con el milagro del Espíritu Santo, para que dejen de traicionarlo, blasfemar y herir siempre de nuevo..."

2 DE SEPTIEMBRE DE 2014

Queridos hijos, yo su Madre, vengo de nuevo entre ustedes del amor que no tiene fin, del amor infinito, del infinito Padre Celestial. Y, mientras miro…

25 DE SEPTIEMBRE DE 2014

Queridos hijos: También hoy los invito para que ustedes, del mismo modo, sean como las estrellas, que con su resplandor dan luz y belleza a los demás…

MENSAJE DEL 2 DE SEPTIEMBRE 2014

“Queridos hijos, yo su Madre, vengo de nuevo entre ustedes del amor que no tiene fin, del amor infinito, del infinito Padre Celestial.

Y, mientras miro en sus corazones, veo que muchos de ustedes me acogen como Madre y, con un corazón sincero y puro, desean ser mis apóstoles.

Pero, yo también soy Madre de ustedes que no me acogen y, en la dureza de su corazón, no desean conocer el amor de mi Hijo.

No saben cuánto mi Corazón sufre y cuánto yo oro a mi Hijo por ustedes.

Le pido que sane sus almas porque Él lo puede hacer.

Le pido que los ilumine con el milagro del Espíritu Santo, para que dejen de traicionarlo, blasfemar y herir siempre de nuevo.

Oro con todo el Corazón para que comprendan que solamente mi Hijo es la salvación y la luz del mundo.

Y ustedes, hijos míos, queridos apóstoles míos, lleven siempre a mi Hijo en el corazón y en los pensamientos. De esta forma lleven ustedes el amor.

Todos aquellos que no lo conocen, lo reconocerán en vuestro amor.

Yo estoy siempre junto a ustedes. De una manera especial, yo estoy junto a sus pastores, porque mi Hijo los ha llamado para guiarlos por el camino de la eternidad.

Les doy las gracias, apóstoles míos, por el sacrificio y el amor.”

MENSAJE DEL 25 DE SEPTIEMBRE 2014

“Queridos hijos: También hoy los invito para que ustedes, del mismo modo, sean como las estrellas, que con su resplandor dan luz y belleza a los demás, para que se alegren.

Hijitos, sean también ustedes resplandor, hermosura, alegría y paz, y especialmente oración para todos aquellos que están lejos de mi amor y del amor de mi Hijo Jesús.

Hijitos, testimonien su fe y oración en alegría, en la alegría de la fe que está en sus corazones y oren por la paz que es un don precioso de Dios.

¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”


    

ÉBOLA: UN HÉROE A LA PORTADA DE UN PERIÓDICO (SÓLO DE UNO...)


Una vez más no ha sido noticia. ¡Y era un héroe! De esos de carne y hueso que existen en el mundo real y que llenan de gloria a la Iglesia católica. Si fuera uno de esos que han traicionado su sacerdocio estaría por todas partes. Pero una vez más no ha sido así. ¿La razón? Vivió en la entrega al que su amor más grande, Jesucristo, le empujaba. Vivía en África. En la misma África de la que todos hablan pero a la que pocos le dedican su vida. Y él lo había hecho. Consagró su vida a Dios y ésta se materializó en servicio. Como el servicio que hoy siguen prestando tantos hombres y mujeres consagrados a Dios en la Iglesia católica y que jamás serán noticia porque no son escándalo que vende sino testimonio que evidencia lo que parece no quererse reflejar de esa misma Iglesia sin la que muchos africanos -y no sólo- estarían huérfanos de amor.

Ha muerto un misionero católico más contagiado de ébola. Es el segundo. Un periódico de la misma nacionalidad que el occiso le ha dado la portada. Es el ABC y naturalmente es algo muy extraordinario. "Alégrense de que sus nombres estén escritos en el reino de los cielos", dijo Jesús a sus discípulos. Esta vez el nombre del hermano Manuel García Viejo ha tenido también un recuerdo en el "reino de la tierra" en la que miles como él se entregan día a día sin esperar más paga que la sonrisa de aquellos a los que sirven por amor a Dios y en nombre de esa Iglesia tan denostada.

***


    


More Recent Articles


Click here to safely unsubscribe from "La columna del hermano José." Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy