Your email updates, powered by FeedBlitz

Click here to read this mailing online.

 
Here is a sample subscription for you. Click here to start your FREE subscription


"La columna del hermano José" - 5 new articles

  1. JESÚS Y LA SAMARITANA: EXÉGESIS Y HERMENÉUTICA
  2. LOS NIÑOS DE PAKISTÁN NI HAN SIDO EJECUTADOS NI HAN FALLECIDO
  3. EL PAPA, ANTE 13 NUEVOS EMBAJADORES: «ESTAMOS CONTENTOS, VEMOS A DOS PUEBLOS DAR PASOS Y ACERCARSE»
  4. «QUE LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS SE SIENTAN AMPARADOS», PRIORIDAD DE LOS PREMIOS CARI FILII 2015
  5. LOS OBISPOS DE CUBA Y DE ESTADOS UNIDOS APLAUDEN LA APERTURA DE RELACIONES ENTRE AMBOS PAÍSES
  6. More Recent Articles
  7. Search La columna del hermano José
  8. Prior Mailing Archive

JESÚS Y LA SAMARITANA: EXÉGESIS Y HERMENÉUTICA


PRESENTACION

Uno de los símbolos más frecuentes en la historia de la salvación es el agua, necesidad vital y permanente, tanto para las personas como para los animales y las plantas. El agua limpia, purifica y es vida, aunque en ocasiones es símbolo de desgracia y destrucción en el caso de tormentas e inundaciones.

Desde el Diluvio hasta el bautismo, pasando por la roca del Horeb, donde Dios hizo manar agua, el agua se asocia en la Biblia con la presencia del Espíritu Santo, que purifica, da vida y recrea, como lo hace el agua. Es el Evangelio de Juan precisamente el que más insiste en esta relación entre el agua y el Espíritu Santo.

Lo sucedido con la samaritana se repite constantemente en nuestra vida. Agustín de Hipona también conocía la sed, y hastiado después de tanta aventura tras el placer mundano, dijo: “Nos hiciste, Señor, para Ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti”. La sed de la samaritana, como la de San Agustín, inconscientemente era sed de Dios. El personaje de la samaritana se presenta en una época histórica llena de desavenencias entre judíos y samaritanos. Los primeros consideraban que los samaritanos estaban poseídos por el diablo y no los tenían en cuenta como nación, considerando además los judíos que las mujeres samaritanas eran impuras por naturaleza.

En este enrarecido ambiente lleno de hostilidad, unos evitaban cualquier tipo de contacto con los otros. Por su parte, los samaritanos hostigaban a los judíos haciendo peligroso, incluso, cualquier viaje en el que los judíos tuvieran que transitar por Samaria, provocándoles en todas las ocasiones que se les presentaran. De ahí la sorpresa de la samaritana cuando Jesús se dirige a ella para pedirle agua: “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?” (Juan 4:9).

Sin embargo, en contraposición también el evangelio nos cuenta la parábola del Buen Samaritano, quien socorrió, cuidó y curó a un viajero judío que, en un viaje entre Jerusalén y Jericó, fue asaltado por unos ladrones que le dejaron malherido, y que un sacerdote y un levita judíos le negaron su ayuda a pesar de verle herido junto al camino, y pasaron de largo: “Jesús respondió: ‘Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de salteadores que, después de despojarle y darle una paliza, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión. Acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y le montó luego sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente sacó dos denarios y se los dio al posadero, diciendo: ‘Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva” (Lucas 10:30-35).

¿Cuál de los tres tuvo misericordia del judío herido? Realmente no fueron ni el sacerdote ni el levita judíos, sino el samaritano, el supuesto rival del pueblo judío. En todos los pueblos y razas se encuentran personas con una gran misericordia.

Pero para poder comprender mejor el motivo y procedencia de la rivalidad entre judíos y samaritanos, antes debemos conocer el marco geográfico e histórico de aquella época.

SAMARIA Y SU HISTORIA

Samaria (Shomron, en hebreo) es una región situada en la margen occidental del río Jordán, entre Galilea y Judea, lugar de paso inevitable para todo galileo que deseara trasladarse a Jerusalén, y viceversa, tal como se muestra en este mapa.

El nombre de Samaria deriva de una antigua ciudad bíblica del mismo nombre, situada en una colina al noroeste de Siquem. Fue fundada por el rey Omrí, quien reinó entre el 876 y el 869 a.C., y quien la convirtió en la capital de su reino. También el nombre de Samaria se aplicó a toda la región situada entre Galilea y Judea.

Anteriormente, en el año 926 a.C., las tribus del norte de Israel se rebelaron contra el gobierno de Roboam, hijo del rey Salomón, por las condiciones de miseria en que vivían. Su victoria dio lugar a dos reinos: Israel en el norte, con capital en Siquem, y Judá en el sur, con capital en Jerusalén. Pero en el año 110 a.C. el rey y sacerdote de Judea, Juan Hircano I, conquistó Idumea y Samaria. La región quedó así unificada geográficamente, pero continuaron sus marcadas divisiones étnicas, religiosas y culturales.

Los samaritanos se separaron del judaísmo ortodoxo y sólo admitieron en su versión de la Biblia los cinco libros del Pentateuco o Toráh, más el libro de Josué. Tampoco reconocieron el Talmud, que es la tradición oral judía, ni tampoco el Ketuvim, que es la tercera de las tres partes en que se divide el Tanaj o Biblia hebrea, ni el Nevi’im o Profetas, que es la segunda parte del mismo libro.

Desde 1993 la responsabilidad en materias de orden público y asuntos civiles del territorio de Samaria fue traspasada a la Autoridad Palestina, aunque sigue ocupada por Israel.

LA RIVALIDAD

En el año 722 a.C. el rey Sargón II toma Samaria y pone fin al reino de Israel. Gran parte de su población es deportada y asentada en las riberas del río Khabur, afluente del Éufrates, en la región de la Media, al noroeste del actual Irán, en pleno territorio hurrita.

En Israel únicamente quedó una pequeña parte de los derrotados, quienes con el tiempo recibieron un gran número de colonos procedentes de Mesopotamia, originándose por ello con el paso del tiempo, un proceso de fusión racial y de sincretismo religioso, tratando de conciliar distintas religiones.

El origen de los conflictos entre samaritanos y judíos puede situarse con ocasión del regreso de los exiliados del destierro. Así, cuando en el 537 a.C. regresaron los deportados, celosos de sus costumbres y tradiciones, se aislaron no sólo de los samaritanos, sino también de los judíos que no vivieron el destierro y que, por ello, coexistían con otras religiones.

El número de samaritanos era inferior al de los judíos, quienes despreciaban a los samaritanos considerándoles corrompidos por el paganismo al no querer adorar a Yahvé en Jerusalén. Tal como manifestó la samaritana a Jesús: “Nuestros padres adoraron a Dios en este monte (Garizim) y vosotros (los judíos) decís que el sitio donde se le ha de adorar es Jerusalén” (Juan 4:20). Los samaritanos siguieron practicando el culto a Dios en el monte Garizim (Josefo, Ant XVIII 4:1). Allí construyeron su propio templo a Yahvé durante la primera época helenística, y allí siguen practicando su culto los escasos samaritanos que han llegado hasta nuestros días.

Por todo ello los habitantes de Judá dejaron de considerar a los samaritanos como judíos auténticos, y los samaritanos dejaron de reconocer la obligatoriedad del culto a Dios en el monte Sion de Jerusalén.

Y en el centro de esa rivalidad religiosa y cultural, Jesús y sus discípulos llegan a Samaria en su camino desde Jerusalén hasta Galilea. Jesús había enviado a sus discípulos a buscar alimentos al pueblo vecino, y a su regreso se sorprendieron de que Jesús estuviera hablando con una mujer y, por añadidura, samaritana.

Hay que pensar que incluso cincuenta años después de Cristo, el historiador Flavio Josefo aún afirmaba que “la mujer es inferior al hombre en todo” (Contra Apión II, 201). Por entonces, en las plegarias de los hebreos el hombre daba gracias a Dios por no haber nacido infiel a su religión, o por haber nacido mujer, esclavo o ignorante. Y los discípulos de Jesús, atónitos ante el espectáculo, ven a Jesús hablando con una mujer samaritana con una atención afectuosa.

LA SAMARITANA

Cuando la samaritana llegó al pozo de Jacob para sacar agua era una persona sin horizontes ni objetivos en su vida; estaba angustiada, pero buscaba la felicidad sin encontrarla. Acudía diariamente al pozo para saciar su sed y la de los suyos, pero por mucho que bebieran volvían a tener sed; sed de búsqueda e insatisfacción. La samaritana estaba sedienta de paz, de felicidad y de vida. Lo había buscado, pero sin hallarlo. Ignoraba su propio valor personal y por ello eligió una vida de inseguridad y ninguno de sus esposos había sabido valorarla como era debido.

Ella ignoraba la posibilidad real de salvación. Necesitaba comprender que la religiosidad no tiene nada que ver con un lugar específico o con unos determinados ritos. Ella necesitaba saber que una religión no salva por sí misma, sino el propio comportamiento personal basado en lo que dicta la religión.

Para los judíos la samaritana no era importante; era simplemente una samaritana, además de mujer, y por lo tanto miembro de una raza apóstata. Debido a los estándares de aquella época, la samaritana no tenía educación cultural y su reputación, con tantos maridos como había tenido, no era ni la óptima ni la más edificante, más aún si tenemos en cuenta que convivía con un hombre que no era su marido.

Además fue ella misma la que inició el enfrentamiento verbal con Jesús al extrañarse de que El, siendo judío, le pidiera agua para beber. Su corazón estaba resentido y endurecido por la rivalidad existente con el pueblo judío.

JESUS

Jesús, cansado del camino y sediento, llega junto al pozo de Jacob en espera de que alguien llegara a sacar agua del pozo y le ofreciera de beber. Él hubiera podido usar su poder, y tanto sed como cansancio habrían desaparecido. Pero no lo hizo y esto demuestra la posesión de un gran espíritu de sacrificio. Jesús prefería usar sus poderes para el bien de los demás en lugar de para el suyo propio. Sin embargo es muy posible que Jesús ya supiera que en pocos momentos iba a hacerse presente la samaritana, la cual sí necesitaba de su ayuda.

El sabía perfectamente lo extraño de la situación al estar conversando con una persona de Samaria, pero esto no le incumbía a El ya que jamás hizo acepción de personas. En El nunca hubo espíritu de competencia y fue esa actitud de corazón que hizo que todos, tanto la gente importante como la gente sencilla e incluso despreciada por los demás, se sintieran invitados a conversar con Él. Este espíritu de humildad cedía en lugar de reclamar, exigir, protestar o buscar honra, porque la grandeza de Jesús no estaba en los derechos que poseía, sino en los que cedía a los demás.

Jesús demostró su grandeza, no al juzgar, sino al perdonar. Aquel día en que habló con la samaritana, Jesús hizo lo que muchas veces no hacemos nosotros debido a nuestros prejuicios, lo cual nos hace sentir inseguridad en nosotros mismos. Pero El fue libre. Jesús no exaltó una religión menospreciando otra religión. Él le enseñó la verdad, y la verdad es Cristo quien, al enseñarse a sí mismo, mostró al Padre.

Y en esta historia, la razón por la que Jesús se comportó de esta manera fue porque la samaritana tenía necesidades emocionales; pero mucho más importante aún, ella tenía una gran necesidad espiritual.

EL ENCUENTRO

La samaritana llegó al pozo de Jacob a la hora sexta, o sea, al mediodía, hora en que nadie solía ir a buscar agua debido al calor existente. Probablemente ella trataba de huir de algún tipo de situación que pudiera significar maltrato. Su necesidad era genuina y real, pero ella no podía entender el carácter espiritual de dicha necesidad.

Cuando Jesús comenzó a hablar con la mujer, ella no quiso abordar su problema. De hecho, dado que es más fácil hablar de religión o de otros temas que no de uno mismo, ella comenzó con una discusión teológica y a señalar las faltas de los demás. Sin embargo Jesús, con sensibilidad y cuidado, le hace ver que ella como persona le importa a Él, y que su dolor también.

Poco a poco Jesús fue llevándola a comprender que su sed física no era lo más importante, sino su sed espiritual; esa que estaba cargando por años y que por ello necesitaba una fuente de agua que le brindara vida eterna. Es fácil imaginar la vergüenza que sintió la samaritana y el abuso verbal que esperaba recibir, por lo cual inició la conversación atacando verbalmente. Pero ella se sorprendió al ver que Jesús le hablaba con amor, un amor desconocido para ella.

La samaritana, cargando con antiguas heridas, intentó esquivar el tema una vez más, pero Jesús en lugar de reprenderla, se mostró condescendiente y se puso al nivel de ella. El resultado fue que ella terminó diciendo: “Señor, veo que eres un profeta”. En este punto Jesús se ganó el corazón de la samaritana y pasó de ser un judío desconocido en quien no se debía confiar, a ser un profeta de tal magnitud que su reacción fue la de salir corriendo hacia el pueblo, hablando de tal manera a sus habitantes que muchos se arrepintieron y fueron donde se encontraba Jesús.

Así que el Mesías prometido a los descendientes de Israel había llegado y su poder estaba al servicio de los sedientos de espiritualidad. Jesús nunca humilló ni despreció a la samaritana, sino que le dio un lugar en esa espiritualidad que la hizo comprensible y accesible para ella. La samaritana tuvo la particularidad de estar en un pozo cuando un peregrino tenía sed. Jesús es el Maestro de lo sencillo; somos nosotros mismos quienes en ocasiones lo hacemos complicado.

CONCLUSION

Encontrar a Jesús lleva necesariamente a la conversión. Jesús comprende y consuela, pero también exige. Sólo encontrando a Jesús podremos saciar nuestra sed y descansar de tantos y tan variados problemas. Sólo acudiendo a su presencia beberemos paz, perdón, serenidad y fortaleza para continuar caminando en este desierto de la vida.

Sólo leyendo y comprendiendo su Palabra y conversando con El en la oración nos fortaleceremos con el Agua de Vida que El nos dará. Y algo imprescindible: solamente acercándonos a los necesitados, a los que aún sufren de sed espiritual, lograremos descubrir el rostro de Jesús quien, al igual que con la samaritana, siempre nos está esperando junto al pozo de Agua Viva.

Y para finalizar, nunca olvidemos la historia del hombre que se perdió en el desierto. Estaba a punto de perecer de sed, cuando aparecieron algunas personas junto a él. El hombre les pidió agua, pero ellos discutían entre si darle agua en una jarra de barro, de plata o de oro. Mientras todos discutían, el hombre agonizaba por falta de agua.

En la vida nos ocurre con frecuencia lo mismo. Mientras muchas personas padecen de hambre o de sed, nosotros hablamos de cosas sin importancia. Y lo más trágico de todo es que nosotros mismos desfallecemos sin saberlo.

    


LOS NIÑOS DE PAKISTÁN NI HAN SIDO EJECUTADOS NI HAN FALLECIDO


Conmovido, consternado, desolado, aturdido, acongojado, sobrecogido, estremecido, aterrorizado con la última barbaridad que alguien ha podido cometer en nombre del islam(1), -y no precisamente contra cristianos o judíos, no, sino contra los propios musulmanes, lo que demuestra algo en lo que tantas veces hemos insistido en esta columna en el sentido de que la primera víctima del terrorismo islamista son los propios musulmanes-, como es el terrorífico asesinato de más de ciento cuarenta niños en una escuela pakistaní, leo en El Mundo el siguiente titular de la noticia:

“De los fallecidos, la mayoría son menores. Fueron ejecutados con un disparo en la cabeza”.

De verdad, ¿Vds. creen que las anteriores palabras sirven para describir adecuadamente el horripilante atentado cometido en Pesahwar contra unos pobres estudiantes por unos talibanes (cuyo nombre, por cierto y para terminar de rizar el rizo, no significa otra cosa que precisamente eso, “estudiantes”)?

Con motivo del espantoso asesinato del periodista norteamericano James Foley tuvimos ocasión ya de pronunciarnos acerca del desacertadísimo uso que de la palabra “ejecutar” hacen los medios españoles, por lo que le invito a pinchar aquí si le interesa el tema para no repetir nuevamente los argumentos.

Quiero referirme hoy al otro aserto contenido en el titular de El Mundo, en este caso, “los menores fallecidos”. Inexacto, exactamente inexacto –permítanme la impronunciable redundancia-, el término no lo es, como tampoco lo habría sido decir “los menores afectados” o “los menores perjudicados”: los niños, efectivamente han fallecido. De hecho, el Diccionario define “fallecer” como “morir, llegar al término de la vida”, que no deja de ser lo que, aunque sea de manera tan “diferente”, les ha pasado a los pobres chicos.

Ahora bien, ¿es la palabra “fallecer” la que mejor describe lo que les ha pasado a esos desafortunadísimos muchachos que han visto truncada su vida cuando apenas había empezado a florecer, privados en muchos de los casos de ocho y de nueve décadas de entera existencia y de sus mejores realizaciones vitales? ¿No habría sido mucho más acertado utilizar en ese mismo titular la palabra “asesinados”, “masacrados”, “rematados”, “eliminados”, “tiroteados” o incluso, si me apuran Vds. -no siendo el que más me gusta-, “muertos”, del que “fallecidos” no es, al fin y a la postre, sino una especie de eufemismo para atemperar esa realidad inconmensurable, inabarcable e inaceptable para el ser humano que es la muerte(2)?

Los periodistas no están, no estamos, para utilizar palabras que simplemente no sean incorrectas, como no es incorrecta, en este caso, la palabra “fallecido”: los periodistas estamos para utilizar la palabra más correcta que quepa aplicar en cada caso. Porque para utilizar palabras que simplemente no sean incorrectas, no haría falta estudiar durante quince años en la escuela, y luego hacer una carrera específica de otros 4/5 años a la que muchos, y cada vez más, añaden todavía estudios de postgrado y años de becario, aprendiz o meritorio, como prefieran Vds…. sino que bastaría cualquiera. Porque los periodistas debemos ser los grandes garantes, los grandes valedores del lenguaje… y si no lo somos, “vana es nuestra profesión”.

Y bien amigos, particularmente triste hoy por lo acontecido a esos pobres niños musulmanes, -¡quién sabe si entre ellos se hallaba ese gran imán llamado a alzar un día la voz para proclamar a los cuatro vientos que está muy feo utilizar la religión para matar a las demás personas y que Alá no es Dios de muertos sino de vivos!-, me despido una vez más de Vds. deseándoles que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos. Dedíquenle un recuerdo cariñoso a los pobres niños pakistaníes, y los que de Vds. recen, dedíquenles también una oración.

(1) Curiosamente, este atentado ha tenido cierta trascendencia a los medios, de lo cual me felicito. Hace ya algo más de un año (pinche aquí para conocerlo), ocurrió algo muy similar en Nigeria, donde otros terroristas de un grupo llamado Boko Haram “la educación es pecado”, (toda una declaración de intenciones), rodearon un internado lleno de niños, le prendieron fuego, y se quedaron esperando fuera, para ir degollando a aquellos que tuvieran la fortuna de encontrar una ventana a mano por la que poder escapar del infierno. Hecho también en nombre del islam.

(2) En un funeral, se acercó una persona a mi suegro, diciéndole sobre el finado “Fulanito nos ha dejado”. A lo que mi suegro, castellano recio aunque no hubiera nacido en Castilla, hombre muy respetuoso del lenguaje, muy preciso en su utilización y poco amante de eufemismos tan rebuscados, le espetó sin pensárselo dos veces: “No, Pepito, no: Fulanito no nos ha dejado; Fulanito se ha muerto”.

Luis Antequera
    

EL PAPA, ANTE 13 NUEVOS EMBAJADORES: «ESTAMOS CONTENTOS, VEMOS A DOS PUEBLOS DAR PASOS Y ACERCARSE»


El Papa Francisco ha recibido este jueves en el Vaticano las cartas credenciales de diversos embajadores acreditados ante la Santa Sede.

En la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Papa al encontrar a los diplomáticos expresó su alegría por el acercamiento en curso entre Washington y La Habana.

“Hoy todos estamos contentos, porque hemos visto como dos pueblos que se habían alejado hace tantos años, ayer han dado una paso para acercarse. Y esto ha sido realizado por embajadores de la diplomacia”.

El Santo Padre quiso precisar que el de ellos “es un trabajo noble, muy noble”. Y les deseó que su labor “sea fructuosa, fecunda”.

Los embajadores que presentaron las cartas credenciales han sido de Mongolia; Bahamas; Dominica; Tanzania; Dinamarca; Malasia; Ruanda; Finlandia; Nueva Zelandia; Mali; Togo; Bangladesh y Qatar.

El Papa les deseó también a los diplomáticos, que “cada vez que entren en esta casa” se sientan “como en casa”. Y manifestó “toda nuestra acogida y nuestro respeto” sea a ellos que a sus pueblos y también a los jefes de sus gobiernos.

Les deseó además “un trabajo fructuoso, fecundo", porque "el trabajo del embajador es un trabajo de pequeños pasos, de pequeñas cosas, pero que acaban siempre por hacer la paz, acercar a los corazones de los pueblos, sembrar hermandad entre los pueblos".

La Santa Sede indicó este miércoles en un comunicado: “El Santo Padre se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente”.

Y precisa que en el curso de los últimos meses, “el Santo Padre Francisco ha escrito al presidente de la República de Cuba, el Excelentísimo Señor Raúl Castro, y al presidente de los Estados Unidos, el Excelentísimo Señor Barack H. Obama, invitándoles a resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos, para dar inicio a una nueva fase de las relaciones entre las dos Partes”.

“La Santa Sede -prosigue el comunicado de prensa-acogiendo en el Vaticano, el pasado mes de octubre, a las delegaciones de los dos países, ha querido ofrecer sus buenos oficios para favorecer un diálogo constructivo sobre temas delicados, del que han surgido soluciones satisfactorias para ambas Partes”.

Y concluye la nota precisando que “la Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos Naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos”.

    


«QUE LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS SE SIENTAN AMPARADOS», PRIORIDAD DE LOS PREMIOS CARI FILII 2015


Luis Cort anuncia que la convocatoria se abre a América.

El presidente de la Fundación Cari Filii, Luis Cort, ha explicado las razones que llevaron a la fundación a convocar los Premios Cari Filii 2015 bajo el lema María, Auxilio de los Cristianos (ver vídeo abajo o pinchando aquí): "La persecución que los cristianos están sufriendo en el mundo. Siria, Líbano, Egipto, Irak, Nigeria...".

El cartel de los premios expresa bien esa situación, con su fondo de destrucción donde resalta un rosario de color azul ("el color de la Virgen", subrayó Cort) que trajo la Fundación de la capilla de la Milagrosa en París, recientemente visitada. Ha sido un año muy intenso de peregrinaciones para la Fundación: La Salette, Nuestra Señora del Rosario, la Milagrosa, Tierra Santa (en coincidencia con el Papa Francisco)...

Al llegar el final de 2014 y convocar los nuevos premios, el presidente de la Fundación Cari Filii hace una petición, que es la que les da sentido: "Que los cristianos perseguidos se sientan amparados por los otros cristianos, y todos utilicemos el rosario para rezar unos por otros".

NOVEDADES EN LAS BASES DE CONVOCATORIA

La edición 2015 de los Premios Cari Filii presenta algunas significativas modificaciones en las bases de convocatoria respecto a ediciones anteriores. En concreto, estas tres:

Primera, la participación en los Premios se abre a Latinoamérica. Era una demanda muy clara desde tierras americanas, donde numerosas personas querían honrar a la Madre de Dios con sus trabajos escritos o audiovisuales, y de hecho enviaban piezas de calidad que no entraban a concurso. En la edición 2015, pues, podrán enviar sus obras todas las personas mayores de 12 años que, en España o en Iberoamérica, así lo deseen.

Sí que es de señalar que, por razones presupuestarias, en caso de que resultase premiada una persona residente en Latinoamérica, el premio consistente en la peregrinación sólo podría aprovecharlo él, mientras que si se trata de una persona residente en España los premios son para el ganador y un acompañante.

La segunda novedad es que la competición ya no será por categorías, sino indistintamente en cualquiera de las modalidades en las que puede entregarse la obra. En las tres ediciones anteriores (2012, 2013 y 2014), se premiaban dos trabajos escritos (categoría Letras) y dos trabajos audiovisuales (categoría Multimedia). Para la edición 2015, todas las obras que lleguen, escritas o audiovisuales, compiten entre sí para que el jurado elija la que considere mejor, independientemente de su formato.

Y una tercera novedad es que el número de premiados pasa de cuatro a cinco. El primer premio, una peregrinación a Tierra Santa. Y los premios segundo a quinto, una peregrinación a Medjugorje.

El plazo de entrega de los trabajos es el miércoles, 13 de mayo de 2015, y deben remitirse a la dirección premios@carifilii.es

Pincha aquí para leer las bases completas.

    

LOS OBISPOS DE CUBA Y DE ESTADOS UNIDOS APLAUDEN LA APERTURA DE RELACIONES ENTRE AMBOS PAÍSES


Los obispos cubanos y estadounidense aplaudieron este jueves 18 de diciembre la reapertura de las relaciones bilaterales tras el histórico anuncio realizado el miércoles por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro. Ambos agradecieron la intervención del papa Francisco para posibilitar un acercamiento.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (Usccb) recibió hoy positivamente la decisión del gobierno del presidente Barack Obama de normalizar las relaciones con Cuba, así como el canje de espías de ambos países.

Óscar Cantú, obispo de Las Cruces, Nuevo México, y presidente del Comité sobre Justicia Internacional y Paz de la Usccb, destacó en particular la excarcelación del estadunidense Alan Gross, así como la de otros prisioneros acusados de espionaje.

"También nos anima el anuncio de hoy por parte de la administración (Obama) sobre importantes acciones que fomentarán el diálogo, la reconciliación, el comercio, la cooperación y el contacto entre nuestras respectivas naciones y ciudadanos", añadió.

La USCCB señaló que los derechos humanos universales serán fortalecidos a través de una mayor participación entre el pueblo cubano y el estadounidense y exhortó a la normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países.

"Creemos que ya es hora de que Estados Unidos establezca relaciones diplomáticas completas con Cuba", indicó el prelado.

"La participación es el camino para apoyar el cambio en Cuba y asistir al pueblo cubano en su búsqueda por la democracia, los derechos humanos y la libertad religiosa", sostuvo el obispo.

LOS OBISPOS CUBANOS DAN GRACIAS AL PAPA

La Conferencia Episcopal de Cuba, en su página web publicó anoche un comunicado en el que agradece a Dios "en vísperas de la Navidad" los "nuevos horizontes de esperanza que se abren". Y agradecen al Santo Padre su gestión para lograr este "anhelo que se hace realidad".

"Hemos conocido las importantes declaraciones del presidente de Cuba, Raúl Castro, y del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que marcan una nueva etapa en la relación entre nuestros dos países", indican los obispos y añaden: "Agradecemos al Señor, ya en vísperas de la Navidad, que nuevos horizontes de esperanza iluminen la vida del pueblo cubano, pues la distensión y las buenas relaciones entre pueblos tan cercanos son el fundamento de un futuro prometedor".

Los obispos de la Isla que sufre el bloqueo de los Estados Unidos desde 1962 cuando la ´crisis de los misiles´, agradecieron al Santo Padre su mediación: "Expresamos una especial gratitud al Papa Francisco, a quien ambos estadistas han reconocido como gestor importante de un anhelo que ahora se hace realidad".

Y concluyen deseando que "la voluntad manifestada por los presidentes contribuya al bienestar material y espiritual de nuestro pueblo. Valoramos altamente el reencuentro de los tres cubanos liberados con su patria y con sus familiares, así como el gesto humanitario hacia el prisionero norteamericano que ha podido reencontrarse con los suyos".

El comunicado publicado en la web por la tarde en Cuba, está firmado por el Secretario General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

    


More Recent Articles


Click here to safely unsubscribe from "La columna del hermano José." Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy