Click here to read this mailing online.

Your email updates, powered by FeedBlitz

 

 
Here is a sample subscription for you. Click here to start your FREE subscription


"La columna del hermano José" - 5 new articles

  1. TESTIMONIO - VIDA DESPUES DE LA MUERTE
  2. TESTIMONIO DE JORGE
  3. MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA
  4. DE LOS SEIS PAPIROS QUE ME GUSTARÍA VER DESCUBIERTOS EN ESTE SIGLO XXI
  5. MATRIMONIO Y PAREJAS HOMOSEXUALES
  6. More Recent Articles
  7. Search La columna del hermano José
  8. Prior Mailing Archive

TESTIMONIO - VIDA DESPUES DE LA MUERTE


TESTIMONIO - VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE "I"

El día viernes 21 de mayo 2010, luego de nuestra reunión de oración, un amigo me dio este testimonio que me pareció interesante de publicar.


Te cuento con más o menos detalles lo que viví.

Hace poco mas de 17 años, me desarrollo un adenoma hipofisiario, vale decir un tumor benigno situado en la silla turca, me paralizo y dejó ciego del ojo derecho y quitó las fuerzas en el lado derecho de mi cuerpo.

Me internaron en el Hospital Rebagliati, (Empleado), sé que toda la familia estaba con gran preocupación, pues tenían que operarme, el ingreso para sacarlo era a través de la nariz, dilatando esta o por donde lo hicieron finalmente, bajando el cuero cabelludo y cortando el hueso frontal e ingresando a través de la hipófisis, vale decir que también cortaron los cañones olfativos, como me dijo el Doctor.

La verdad es que mi esposa me acompañaba todos los días y mi actitud era como si no pasaba nada, pero cuando me quedaba solo empezaba a pensar en lo riesgosa que era la operación, mi familia trató de que me operara el mejor Neurocirujano del Hospital, en ese momento era el Dr. Morote.

Pasaron 3 meses de un pre-operatorio en el que me hacían diferentes pruebas y medían mi riesgo quirúrgico, hasta que llegó la fecha programada. Recuerdo que mi Mujer, que se había mantenido fuerte hasta ese momento, se me derrumbo y con lágrimas le dije que no sea tonta que creyera que tenga fe… no pasaría nada.

Esto fue un jueves, el viernes me operarían, el Dr. Morote ya había separado sala para mi intervención… siempre me decían que si no me operaba el Dr. Morote, no me operaba nadie mas.

Después que todos se retiraron del Hospital y quedé solo, me puse a bromear con las enfermeras que me estaban preparando… colocándome enema y tomándome la presión, dándome medicina, etc.

Recuerdo que me quede dormido en mi cama, con la luz encendida, de repente abrí los ojos y Jesús me comenzó a conversar
-“Hola - me dijo - porque estas preocupado si tú le has dicho a Carmen (mi esposa), que tenga fe, que no pasaría nada malo”.
Yo lo veía, era tan hermoso y perfecto que jamás podría describirlo… las lágrimas comenzaron a brotar en grandes cantidades y sentía una gran paz y tranquilidad, luego sentí que mi cuerpo comenzó a elevarse, el techo se veía cada vez más cerca, sentí y oí que ya estaba curado que no tenía por qué temer.

Recuerdo que al día siguiente vino antes que nadie mi Esposa, con una prima de ella que había trabajado en el Hospital, le dije que no se preocupara que todo saldría bien… llegó la camilla para llevarme a la sala de operaciones… recuerdo que en el trayecto a la sala comencé a pensar:
-“Señor ya estoy curado, que va a pasar ahora, los médicos van a abrir y no van a encontrar nada, de repente buscando, ya que saben existía el tumor, me malogran… esa era mi preocupación”

Cuando estaba en la ante sala de operaciones, echado en mi camilla, esperando los acontecimientos, se acercaron dos enfermeras y conversando entre ellas… como si yo no existiera, una le dijo a la otra…
-“Ahora ¿quién operará?, porque al Dr. Morote lo han traído de Ayacucho de Emergencia y está internado…”
Ya saben cómo me puse, luego de esto ingresaron dos hombres, que comenzaron a mover varios instrumentos. De repente acercaron uno que parecía un estetoscopio con doble visor, era para que por una mirara el cirujano y por el otro el asistente… de repente - y siempre estas personas hablaban como si yo no existiera - uno le dijo al otro…
-“Esto esta mal no centra bien la imagen, el Dr. va a tener que operar solo”
En ese momento me dieron ganas de salir corriendo pero me serené y dije.
-“Dios mío ya estoy aquí… pato o gallareta, contigo nada me pasará”
Recuerdo que uno de ellos me acercó una mascarilla y me dijo.
-“Aspire profundamente…” - creo que nunca aspire tan profundamente una mascarilla.

El día sábado me desperté por la mañana y me levanté, y con mi suero fui al baño para orinar, cuando llegué a mi cama ingresó el Medico y me llamó la atención, cómo podía hacer semejante cosa, que me podía morir. La verdad sentía que tenía la cabeza vendada pero era como si me hubieran sacado una muela, estaba en la UCI, habían varios pacientes operados de lo mismo pero con cuadros bastante deprimentes, ya te contaré esto otro día.
Un abrazo

TESTIMONIO - VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE "II"

Ver la primera parte de este testimonio: 24 de mayo 2010

Estando en la UCI del Hospital Rebagliatti, el mismo sábado, gracias a las amistades, mi esposa ingresó para verme; estaba con una cara de angustia tremenda, le sonreí y le di un beso volado, luego salió.

Recuerdo que a mi costado había un paciente al que operaron creo de lo mismo semanas pasadas. Estaba medio trastornado, cada vez que se le acercaba la enfermera le contaba la misma historia, me miraba y me contaba a mí lo mismo, esto por momentos me parecían horas, llamé a una enfermera y le pedí que cambiaran de sitio a este paciente pues estaba desesperándome.

También recuerdo que comenzó a dolerme la cabeza, cerré los ojos y dije algo como…
-“Señor, has que me duerma hasta que no sienta dolor…”
Sólo recuerdo que desperté el día domingo. No sentía ningún síntoma de operación, parecía que no me habían hecho nada, el único problema que tenía era el paciente que repetía y repetía la historia.

Comencé a perder la paciencia y le dije a la enfermera que por favor lo retiraran porque ya me estaba desesperando con su narración. Al parecer esta desesperación era parte de los efectos de la operación… optaron por retirarme de la UCI y ponerme solo en una habitación contigua, al parecer creo que yo estaba mejor que el otro paciente y a él no lo podían sacar.

Sentía mucha desesperación no sé por qué, si era producto de la operación, o por el tiempo que estaba internado y deseaba estar con mi familia.

Recuerdo mucho que el Dr. Polo, neurocirujano, que me operó, pasó revista y lo primero que le pregunté en forma normal fue…
-“Doctor ¿y cuando me da de alta?”
Creo que fue una pregunta normal… él me respondió muy serio…
-“Todo ha salido bien, si no hay complicaciones, el día martes le doy de alta…”
Me sentí muy contento y emocionado con esta respuesta… que el martes me daban de alta.

El lunes me pasaron a habitación y recibí visita de mi familia más íntima, aún estaba con restricciones de visita, y estaba alegre y emocionado… me iba el martes. Hacía todo al pie de la letra lo que indicaban las enfermeras, para que no se complique nada y pueda salir al día siguiente.

El martes, me desperté muy temprano, sentía una gran emoción… me iba a mi casa.

Me acicalé bien dándome un duchazo de esponja, me afeité y peiné, tenía mi maletín de mano y puse todos mis artículos personales, arreglé mi cama y todo lo que era mío. Mi compañero de habitación me preguntó qué pasaba, por qué tanto movimiento; le dije me voy a mi casa, él me dijo que eso era imposible que no creía esto; le asegure que sí, que el Dr. me había dicho eso… sólo esperaba la revista del médico para que me dé de alta.


Nos llevaron el desayuno y le pregunté a la Srta. a qué hora pasaba revista el Dr., me dijo que no sabía, que posiblemente a las 8.30 o 9.00 a.m. Tomé mi desayuno y me puse a esperar al Dr.

Llegó las 9 de la mañana y no llegaba el médico; me puse a caminar por el pasillo, cada minuto que pasaba me desesperaba más y más… me acerqué a la zona de enfermeras y le pregunté a una de ellas, a qué hora llegaba el Dr. Polo,…me respondió casi sin mirarme que el Dr. no hacía visita médica los martes, esos días el tenia Sala de Operaciones… Me sentí desilusionado, engañado y burlado. La verdad sentí una gran frustración; me dirigí a mi cuarto, tomé mi maletín y, así en bata de levantarse, me dirigí al ascensor; mientras caminaba pensé…
-“Estoy en bata y en el piso 13 no me van a permitir entrar al ascensor”
Bajé un piso por las escaleras al piso 12 y esperé el ascensor de servicio. Recuerdo que cuando éste abrió la puerta yo ingresé renegando y diciendo que…
-“Era una raza; que las enfermeras deberían hacer su trabajo; que no era posible que a un paciente lo manden a recoger una silla de ruedas; que me quejaría a la Dirección”
En fin tanto renegaba que el ascensorista no preguntó nada ni habló, se limitó a bajarme al primer piso.

Estando en el primer piso, recuerdo que pensé…
-“Por la puerta principal no me van a dejar salir en bata”
Sin pensar más me dirigí a la puerta que comunica con Emergencia. Sin detener la marcha me acerqué al vigilante que estaba en la puerta y le dije…
-“Flaco, déjame pasar que voy a entregar mi maletín a mi mujer pues yo me tengo que quedar”
Este Sr. me dejó pasar sin más ni más.

Seguí caminando hasta la puerta de ingreso o salida de emergencia, donde llegan los carros para dejar o recoger pacientes; me acerqué al vigilante y le pregunté si no había visto llegar un auto rojo con grandes faros neblineros, me respondió que no. Inmediatamente me puse a renegar…
-“Era una vaina, que las mujeres son unas demoronas, que dónde se habrá metido, por qué tardaba tanto”
Esto fastidió al vigilante un poco al que vi retirarse de mi lado. En esos momentos ingresó un taxi, bajo una Sra. y yo me subí al mismo; el vigilante me llamó la atención y le dije…
-“No fastidies… ya me cansé de esperar a mi mujer me voy…” - y me fui del Hospital.
Al taxista le contaba lo sucedido y no me creía, se reía.

Llegué a mi casa y toqué el timbre; salieron y pedí que paguen el taxi. Me preguntaron qué hacia en casa, les dije que me habían dado de alta. Después de unas horas llamó el Dr. a mi esposa y confirmaron que estaba bien; pidió que me acercara al Hospital para regularizar y que firme mi alta.

Todo esto sucedió por haber sido operado por el mejor médico que existe… DIOS. Al que cree en Dios todas las puertas se le abren.

Luis Aguirre Razzeto
    


TESTIMONIO DE JORGE


Hno. José
Se dirige a Ud. alguien muy atormentado y muy infeliz. Trataré de ser breve para no aburrirlo.

Mi vida tenía todo para ser de lo más agradable y satisfactoria. Yo mismo me he encargado de que no sea así. Mi infancia fue en verdad feliz. Mi padre obrero y a su manera me quiso mucho. Mi madre con estudios universitarios siempre me inculcó la fe en Dios y me dio mucho cariño, aunque siempre tratando que yo hiciera lo que ella consideraba pertinente.

Apareció la lujuria muy temprano en mi vida y hasta la fecha ha sido la causante de todas mis angustias y todos mis pesares. Para darme seguridad en mi juventud, empecé con el tabaco, después con el alcohol y posterior a esto con la cocaína, a la cual estuve encadenado de los 32 años a los 40 más o menos. Acudí a todos los lugares donde había mujeres, tuve todas las novias y amantes que yo quise.

Me case hace 20 años y tengo ya casi un año de vivir con otra mujer que apareció en mi vida hace 18 años, nos enamoramos y llevé una doble vida todo ese tiempo. Ahora vivo con ella y con sus padres que ya están ancianos y que por supuesto estuvieron de acuerdo en que yo llegara a vivir ahí porque ella es la encargada de atenderlos y llevarlos a todos lados. Me quiere mucho, se desvive para atenderme, en fin si yo no tuviera conciencia sería muy feliz, he tratado de serlo... pero no puedo. Y no puedo porque tengo “Temor de Dios”, porque el Señor Jesucristo me ha dado tantas cosas, tantas señales, tantas oportunidades de vivir que me siento totalmente endeudado con Él.

La principal causa de que no he regresado a mi casa es que no sufra esta mujer, pero creo que ya le di gran parte de mi vida y ya le toca su parte de sufrimiento. Por otro lado mi mujer de la cual no le he platicado, es una buena mujer, trabajadora aunque muchas veces descuida a los hijos por su trabajo pero es lo único que le puedo reprochar y es la mujer que Jesús escogió para mi.

Hno. José, no tengo el gusto de conocerlo y sé perfectamente que me dirá que pida perdón a mi mujer y que vuelva lo más rápido posible a mi casa, con mi familia.

Gracias por tomar en cuenta este correo y espero que rece por mi, para que la lujuria no me vuelva a llevar por otros caminos que no sean los de Dios.

Me llamo Jorge, soy médico, y sobre todas las cosas que me atormentan es no poder recibir debido a mis pecados la Eucaristía.

Le agradezco su atención y gracias de nuevo.

Jorge

Respuesta:

Creo que más debería reprocharte tu mujer que tú a ella, pero en fin, gracias al “Temor de Dios” se nota que tus intenciones de regresar son sinceras. Por si acaso el Temor de Dios no consiste en tenerle miedo por lo que te pueda Él hacer, sino es el temor de ofenderlo. Me alegra que extrañes la Comunión, pero primero arregla tus asuntos.

Tampoco te creas un dulce, un regalo, hacia la mujer que actualmente vive contigo. Ella, seguramente por falta de amor estuvo contigo, y si te vas no creas que quedará satisfecha solamente porque le diste algunos años de tu vida. Ojalá que ella pueda reiniciar una vida digna en el camino del Señor.

Por otra parte creo que tú sabes – por lo que leo – lo que tienes que hacer: Pedir perdón por todas partes, confesión y comunión.

Te deseo lo mejor para ti y tu familia y nosotros, los del grupo de oración, oraremos para que todo les vaya bien. Tengo tus datos.

José Miguel Pajares Clausen
    

MENSAJE DE LA VIRGEN MARÍA



Fecha: Mayo 17, 2014

Lugar: Walk With Mary, Plaisance, Luisiana, USA

 

Mis hijos, Yo quiero hablarles hoy de Mis planes para el mundo que inician aquí. Las bases están construidas y ustedes deben edificar su fe, crecer y aprender acerca del fortalecimiento en la oración. Hay ciertos tipos de oración donde las personas piensan que están rezando, pero en realidad no están rezando. Ellos están pronunciando la oración. Por supuesto, la oración es la que está en su corazón, pero Yo quiero que aprendan la dinámica de la oración; en el sentido de una relación personal con Jesús, con Dios Padre, participando y preparándose para que el Espíritu Santo descienda sobre ustedes.

Yo quiero que todos y cada uno de los que se unen a esta misión como miembros de un equipo de oración, que descubran al Espíritu; ustedes deben sacrificarse. No van a hacer las cosas en su tiempo libre. Deben estar dispuestos a aceptarlo. Al principio no será difícil porque es muy sencillo. Deben aprender lo que es la oración. La oración es hablar con Dios, pero que ésta venga del corazón y del alma. Yo quiero ayudarlos a alcanzar el fondo dentro de su alma, porque Dios ha creado a cada alma hermosa e independiente. El alma los hace ser quienes son. El bautismo limpia por completo su alma y los lleva a la perfección en la gracia.

Luego, tendrán que aprender el poder del perdón; los dones del Espíritu Santo y, sobre todo, buscar la Gracia con su oración para ir con Jesús hasta el fondo de su alma, para que puedan ser sanados. Nosotros no podemos tener ciegos guiando a otros ciegos. No podemos tener sanación a menos que protejamos esta devoción, que es a Mi Inmaculado Corazón, por medio del Poder del Espíritu Santo.

Mi misión ahora es poner totalmente a cada alma en posición de ser sanada a través de los Sacramentos y sobre todo a través de la semilla del Rosario de la Armada; este secreto lo he guardado por diez años como un sentimiento que va a llegar a ser pleno de sentido. Sólo se ha de fortalecer. Todas las personas que vienen y se involucran directamente en esta misión deben Bautizarse y Confirmarse, a fin de recibir el bautismo en el Espíritu Santo. Ellos deben estar dispuestos a realizar el Amor de Dios, dispuestos a recorrer ese amor todos los días, porque esto se va a poner muy mal, la oscuridad de este mundo, como ustedes pueden ver.

La única manera de darle luz a la nube que cubre el mundo es la Luz de Dios Padre, la cual se está abriendo; los Sacramentos y el Rosario de la Armada, los 25 de cada mes, son como una vía intravenosa de muchas maneras —ustedes no saben exactamente lo que está ocurriendo— es la respuesta.

Ésta es Mi misión, Mi última misión en esta Tierra. Puede durar mucho tiempo, pero eso no les concierne. Les concierne en que ustedes sólo deben ser parte de ella. Llevará tiempo organizar las cosas, pero sean pacientes. Las cosas se van a hacer exactamente cuando Yo quiero que se hagan y no en otro momento. No habrá profecías acerca de esto, ni palabra de conocimiento. Cuando llegue el momento va a ser revelado y se demostrará que le fue dado a Thomas.

Yo los amo mucho a cada uno, pero si muchas personas tomaran la oración tan en serio como lo hacen con los alimentos, la Gracia crecería y crecería.

Dios está contando con su país, porque es bastante grande y porque tiene muchas personas generosas, que simplemente no Lo conocen. Ellos no conocen al Espíritu Santo. A ellos nunca se les ha enseñado eso. Aunque ha sido aceptada por la Conferencia Episcopal Estadounidense, toda la Renovación Carismática con todos los Dones del Espíritu Santo, con instrucciones para los Pastores a discernir sobre ella y a no eliminarla, allí ha habido desobediencia u omisión, porque ellos no leen las Pastorales del Obispo. Serán responsables de eso, para que recen por ellos. El Espíritu Santo no tendrá un comité. Ustedes no pueden, no pueden mandar al Espíritu Santo. Deben recibir los dones y aprender a usarlos como lo están haciendo, a través de estos cursos.

El tiempo para cada cosa es para darles el conocimiento para que sean sanados, luego darles el conocimiento para amar a Dios cada vez más, tanto como puedan rendirse a la profundidad interior de su alma, con Nuestro Señor Jesucristo y la Eucaristía. Ustedes pueden llegar a ser personas de oración, pero pídanle al Espíritu Santo. Aquellos con el Bautismo del Espíritu Santo van a ver claramente cómo Él ha estado siempre en la Iglesia. Los Apóstoles eran ciegos a las cosas que ocurrían, pero cuando el Espíritu Santo descendió sobre ellos, estallaron en el Poder Pentecostal; hablando en lenguas, palabra de conocimiento, profecía, milagros y sanaciones por todo el lugar.

Algunos de ellos anteriormente no sólo no entendieron a Jesús, ellos Lo abandonaron, lo cual los lleva al tema de la Misericordia. Dios les ofrece Su Misericordia en cualquier momento que ustedes quieran, siempre y cuando aún puedan respirar. Pidan y digan como Mi hija Faustina dijo: “Jesús, confío en Ti, confío en Ti”, y sigan diciéndolo durante 5 minutos. Va a ser un poco más difícil a medida que se adentren más porque satanás odia esto. Así que, si ustedes confían realmente en Jesús, entonces confían en el Reino de los Cielos y ahora están siendo sanados. Jesús, confío en Ti. Esto retira la tentación, además se les enseñará el poder de la oración como un don dado a ustedes para darlo a los demás.

Estoy muy seria acerca de esto; no voy a permitir ningún poder maligno o algún espíritu de Jezabel. Deben tener obediencia; y bajo la obediencia llega la humildad, la paciencia y aman a todos los que Dios ama, como Lo aman a Él. No tengan miedo, pues todo el poder del Cielo y la Tierra están tras Mi Armada. Las personas se reirán, pero se rieron de Noé también. Mejor es rezar para que no les suceda lo mismo. Digan: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.”

MAC:

El Trono Divino está por encima de la cabeza de Nuestra Señora con toda la Gracia viniendo a Ella y, a través de Ella, a nosotros; y regresando a través de Ella a la Trinidad. Bendito es Él. Bendita eres Tú, oh María. Bendita Tú, oh Madre. Nosotros Te llamamos Bienaventurada como La Santa Palabra.

NUESTRA SEÑORA:

Como ustedes dicen, benditos aquellos que Me bendicen y Me llaman Bienaventurada. No se desanimen. Aprendan cómo ayudarse el uno al otro. Aprendan cómo rezar con los demás. Nada es más poderoso que eso. Si están deprimidos, vayan a rezar con alguien, vayan a rezar. Eso va a funcionar perfectamente hasta el mismo día cuando Yo venga para el público, en esta zona de Ville Platte. Este lugar ha sido escogido desde toda la eternidad. Yo estoy con ustedes. Estaré con cada uno todos los días de su vida y los amo mucho al igual que Jesús, que aceptó los clavos, los azotes, las vergüenzas, y las blasfemias que presencia de la humanidad por los seres humanos.

Estoy de pie en una puerta de oro ante el Universo entre ustedes, con el Padre Pío y el Padre Seelos; Santa Bernardita, Santa Teresa de Lisieux, Santa Teresa de Ávila, Juan de la Cruz; San Maximiliano Kolbe, con su “Inmaculada”, era una semilla para crecer en la Armada, y Charlene. Yo puse a Charlene en la visión que le di a Tomás, y que todos sepan y no lo saben y quieren ayudarla, que Ella ya está en el Cielo. Ella pronto será documentada y finalmente será Beatificada.

¡Gracias por haber respondido a Mi llamado!


    


DE LOS SEIS PAPIROS QUE ME GUSTARÍA VER DESCUBIERTOS EN ESTE SIGLO XXI


Vimos ya en su día que el s. XX ha sido prolífico en el descubrimiento de importantísimos manuscritos que han servido para arrojar luz sobre la siempre dinámica e interesantísima exégesis bíblica (pinche aquí si desea conocer sobre el tema). Evidentemente este próximo s. XXI seguirán realizándose fabulosos descubrimientos en el campo de la arqueología bíblica. Pues bien, me voy a permitir expresarles mis preferencias por lo que a esos descubrimientos se refiere. Seis son los papiros que mayor alegría me producirían si un día algún investigador probablemente por nacer anunciara a bombo y platillo haber descubierto. Son los siguientes:

1º.- La tercera Epístola de Pablo a los Corintios, de la que ya tuve ocasión de hablar a Vds. por lo que remito a lo que ya escribí entonces (pinche aquí si desea conocer sobre el tema).

2º.- La obra de Nicolás de Damascoo Damasceno, historiador y biógrafo de Herodes el Grande y puede que también de Arquelao su hijo, de cuya existencia conocemos por las citas que de él hace en su obra Flavio Josefo, y a la que ya me refería en su día, por lo que invito al lector interesado en pinchar aquí para conocerla mejor.

3º.- Las memorias escritas por el propio Herodes el Grande, que también menciona Flavio Josefo en su obra.

4º.- El acta que presumiblemente pudo haber escrito el gobernador Poncio Pilatos sobre la crucifixión de Jesús de Nazaret y otros dos presos en las cárceles romanas el 7 de abril del año 30, en las que incluso puede que mencione los extraños acontecimientos sucedidos en los días posteriores, documento al que ya me referí en su día por lo que le invito a pinchar aquí si desea tener más información sobre el mismo.

5º.- Los libros 7 al 10 y parte del 11 de la obra “Anales” de Tácito, actualmente desaparecidos (pinche aquí para conocerlos), en los que narra el reinado de Tiberio, que es, precisamente, el emperador que reinaba en Roma cuando tiene lugar la crucifixión de Jesús de Nazaret.

6º.- El Documento “Q” (pinche aquí si desea más información sobre él), una entelequia producto de la sesuda investigación de muchos biblistas que muy probablemente poco tendrá que ver con lo que éstos proponen, hasta el extremo de que una vez descubierto si tal ocurriera, incluso es posible que los investigadores no lo identificaran como tal.

Y sin más por hoy y como todos los días, que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos.

Luis Antequera
    

MATRIMONIO Y PAREJAS HOMOSEXUALES


El cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco, en carta del 20 de Junio del 2010 se opone a la consideración de la unión homosexual como matrimonio, porque está en juego la identidad y la supervivencia de la familia

En el artículo anterior, hablaba sobre lo que es el matrimonio y la familia. Veamos hoy su relación con las parejas homosexuales.

“La Iglesia cree que el hombre y la mujer, en el orden de la Creación, están hechos con necesidad de complementarse y para la relación recíproca, para que puedan dar vida a sus hijos. Por eso la Iglesia no puede aprobar las prácticas homosexuales” (YouCat nº 65). El matrimonio ha sido siempre considerado, en todos los contextos culturales, como la institución que legitimaba las relaciones sexuales y la filiación, y servía para fundar una nueva familia. No es una unión cualquiera, sino que tiene naturaleza propia, propiedades esenciales y finalidades. Se pensaba de él, y aún hoy lo es por la gran mayoría de la humanidad, como una unión esencialmente heterosexual, entre personas de sexo diferente, que trata de crear una familia, es decir realizar una comunidad de amor estable, permanente y exclusiva, abierta a la vida y que se diferencia de cualquier otro tipo de relaciones, por lo que hasta ahora a la unión de la pareja homosexual no se la podía llamar matrimonio.
Las reivindicaciones de los homosexuales van en una triple dirección: que se les considere matrimonio, que su unión tenga efectos civiles y que se les permita adoptar. Las parejas homosexuales han existido siempre, pero hasta ahora nunca se ha pretendido hacer de ellas unos modelos equivalentes al de la pareja formada por un hombre y una mujer que se casan.

Ya en el Génesis se nos dice “no es bueno que el hombre esté solo” (2,18), porque el hombre es fundamentalmente un ser en relación y otro varón para el hombre, y otra mujer para la mujer, aparte de no valer para la renovación de las generaciones, no son el complemento adecuado para lograr esa plenitud humana. “Dios ha creado al ser humano como varón y mujer y los ha destinado el uno para el otro también en lo corporal” (YouCat nº 415). La relevancia pública del matrimonio se fundamenta no sobre el hechote ser cualquier relación de amistad o de relación humana, sino obre su condición de estado de vida estable que posee su propia estructura, propiedad y finalidad, aceptada libremente por los cónyuges, pero no establecida por ellos, y que juega una función esencial a favor del bien común: orden de las generaciones , supervivencia de la sociedad, educación y socialización de los hijos.

Realidades diferentes no pueden ser tratadas como si fueran iguales, pues a distintas realidades, distintos reconocimientos, derechos y deberes. Es indiscutible que la unión homosexual no es la unión entre dos personas de distinto sexo, requisito hasta ahora primero de cualquier definición de matrimonio, por lo que no se le podía llamar matrimonio. Lo que une a la pareja homosexual es el deseo sexual y el placer de estar juntos. Si la unión de dos personas del mismo sexo es un verdadero matrimonio y merece el mismo tratamiento que la unidad de vida formada por un varón y una mujer, quiere decir que la diferencia sexual, y por tanto la procreación de los hijos, ya no son elementos esenciales ni constitutivos de eso que llamamos matrimonio. La aceptación de la unión homosexual como auténtico matrimonio facilitaría que el verdadero significado del matrimonio se pierda para las siguientes generaciones.
Matrimonio y familia implican potencialmente la apertura a nuevos seres, los hijos. Además con la expresión “nuevos modelos de familia”, ¿por qué excluir de ella a los tríos, a los polígamos o a las relaciones grupales? El objetivo de este cambio de lenguaje, que en realidad es una manipulación verbal, es producir cambios en la mentalidad. Somos libres jurídicamente, aunque no moralmente, para tener cualquier forma de relaciones, salvo las que supongan violencia o corrupción de menores, pero cualquier forma de relación no constituye un matrimonio o una familia. La Ley debe ser igual para todos, pero por eso mismo, debe regular diversamente realidades diferentes. “La Iglesia cree que el hombre y la mujer, en el orden de la Creación, están hechos con necesidad de complementarse y para la relación recíproca, para que puedan dar vida a sus hijos. Por eso la Iglesia no puede aprobar las prácticas homosexuales” (YouCat nº 65). La Iglesia, que no puede renunciar a su tarea de orientadora, se opone a que esta forma de convivencia se equipare con el matrimonio debidamente contraído. Ser comprensivos ante ciertas situaciones no significa claudicar y si la ley no puede desconocer la realidad, también debe defender los valores, especialmente los realmente importantes y fundamentales, como es la familia.

Por ello no es una injusticia regular de manera distinta situaciones distintas, pues aunque todos somos iguales ante la ley, la ley debe regular diferentemente realidades diversas. Han existido y existen diversas formas de organización familiar, pero una pareja conyugal tiene como misión formar una familia y por medio de su donación recíproca transmitir la vida y los valores, lo que hace de la familia una institución de altísimo valor social.

La pareja homosexual se encuentra en la imposibilidad objetiva de transmitir la vida, y tampoco puede realizar la complementariedad interpersonal ni la entrega total propia del varón y de la mujer en el plano físicobiológico y en el psicológico. Sólo la relación entre los dos sexos puede realizar la dimensión conyugal, porque ésta implica la diferencia sexual y la capacidad de ejercicio de la paternidad y la maternidad, mientras que los actos de la pareja homosexual no pueden realizar estas funciones.
No es difícil encontrarnos actualmente con parejas de homosexuales, tanto varones como mujeres, que desean que la sociedad reconozca su relación de pareja. Lo que los gays y lesbianas buscan al pretender que a su unión se llame matrimonio, es adquirir un nivel social normal, que sea aceptada su condición como natural, la homologación de derechos con los demás ciudadanos y cancelar toda situación delictiva en los ordenamientos jurídicos.

Pero aunque la Iglesia no pueda bendecir estas uniones, aquí sí que podemos preguntarnos ¿qué derechos la sociedad civil debe reconocer a la pareja homosexual? Es evidente que la represión penal, como sucede en algunos países musulmanes, es una salvajada, y que aunque no debiéramos hablar de matrimonio, su relación puede tener efectos jurídicos, que supone una apertura a ciertos derechos sociales y fiscales. Se trata de atender a los derechos de las personas como tales. Por su parte el Tribunal de Estrasburgo en Marzo del 2012 ha declarado que el matrimonio homosexual no es un derecho.

Por su parte el cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco, en carta del 20 de Junio del 2010. se opone a la consideración de la unión homosexual como matrimonio, porque está en juego la identidad y la supervivencia de la familia, así como la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso se diera con un padre y una madre. Ello además supone un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada en nuestros corazones.

Pedro Trevijano
    


More Recent Articles


Click here to safely unsubscribe from "La columna del hermano José." Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy